Sale a la luz un diario inédito que hizo Unamuno de un viaje por Europa

unamuno

Javier Lizón / EFE

El escritor detalló sus impresiones de la aventura por Francia, Italia y Suiza cuando tenía 25 años

Tenía 25 años cuando su tío Claudio le invitó a un viaje de 49 días por Francia, Italia y Suiza, y Miguel de Unamuno detalló todas sus impresiones en unos cuadernos que pueden considerarse su primera obra literaria y que ahora ven por primera vez la luz en su integridad.

“Los escribí pensando para mí y sin el menor propósito de que fuese jamás publicado. Son desahogos de un muchacho”, dijo el escritor bilbaíno cuando le propusieron publicarlos. Cumplidos los 80 años de su muerte que liberan su obra de los derechos de autor y del veto de los herederos, Oportet Editores publica “Apuntes de un viaje por Francia, Italia y Suiza”, con edición de Pollux Hernúñez.

El volumen, de 304 páginas, recoge la transcripción completa de los dos cuadernos autógrafos, con sus tachaduras y algunos dibujos de su propia mano, además de notas explicativas, un apéndice de textos unamunianos relaciones con el viaje, un índice onomástico general y la reproducción de varias páginas del manuscrito.

“Ya en estos textos se ve al Unamuno contradictorio (…), que a los 25 años había leído todo y a todos, que escribía mucho y era radical en sus ideas, visceral, muy emotivo, un sabio por observación e intelectualmente riquísimo”, ha apuntado hoy durante la presentación Hernúñez, autor también de “‘Venceréis, pero no convenceréis’: La última lección de Unamuno”, sobre su polémico discurso ante Millán Astray en la Universidad de Salamanca en 1936.

En 1889 Miguel de Unamuno era un joven doctorado que buscaba trabajo -no superó varias oposiciones- para casarse con su novia, Concha Lizárraga, y había publicado varios artículos. “Era un autor en ciernes”, ya que “Paz en la guerra”, su “gran novela histórica” sobre las guerras carlistas, no llegaría hasta 1897, ha recordado Hernúñez.

Por eso estos apuntes sobre un viaje en el que le fascinó Florencia y “abominó de París” y de la Exposición Universal, se consideran “su primera obra literaria”, en la que “describe todo lo que va viendo con un arte unamuniano” en el que no faltan críticas y “latigazos inmisericordes contra cierta gente”.

El manuscrito no figuraba en el inventario que se hizo cuando, 30 años después de su muerte, su familia donó a la Universidad de Salamanca todos los documentos que había en su casa. “Páginas inéditas, cartas, tarjetas, notas, libros comenzados, apuntes para obras…”, pero no esos cuadernos de viaje. “Cuándo y cómo salieron no lo sé”, reconocía el editor, a quien se los facilitó su propietario, un coleccionista que los compró en el extranjero y que quiere guardar el anonimato.

(Read more)

 

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close