Dos semanas para encontrar a Miguel de Cervantes

El equipo investigador confía en hallar los restos del novelista en la cripta de las Trinitarias.

Fachada de la iglesia de las Trinitarias en la calle Lope de Vega donde se encuentra el sepulcro de Cervantes. / C. ROSILLO

Fachada de la iglesia de las Trinitarias en la calle Lope de Vega donde se encuentra el sepulcro de Cervantes. / C. ROSILLO

Dos semanas se da el equipo investigador para hallar los restos de Miguel de Cervantes en el convento de San Ildefonso de las monjas Trinitarias de Madrid. Las esperanzas de culminar con éxito el hallazgo se centran en nuevos datos recientemente hallados. En primer lugar, las seis sepulturas descubiertas esta semana en la cripta. Después, la posible identidad de esta cámara subterránea con la iglesia originaria donde Cervantes fue sepultado en 1616, por lo cual las tumbas halladas podrían contener desde entonces sus restos. Además, de no hallarse en este enclave, cabe la posibilidad de que sus despojos mortales, tras la erección de un nuevo templo en 1673, se encuentren en alguno de los 36 nichos de la cripta, tres de ellos presumiblemente vacíos, que la cámara alberga. Asimismo, si no los hallaran en el enterramiento parietal que define la zona frontal de la cripta, los despojos mortales óseos de Cervantes podrían encontrarse a los pies del altar de la Inmaculada, en el suelo del templo conventual modificado por el alarife Marcos López. Ese altar dista muy poco del techo de la cripta.

Por otra parte, los investigadores no descartan un vestigio importante que coadyuvaría grandemente a identificar los restos del Príncipe de las Letras: la presencia de plomo en la osamenta recobrada, metal procedente de las tres pelotas de arcabuz que golpearon el esternón y la mano izquierda del novelista, cuando en octubre de 1571, embarcado en la nave “Marquesa” al mando de Juan de Austria, Cervantes combatió enfermo de fiebres contra los turcos, en la batalla que definiera como “la más grande ocasión que vieron los siglos”.

Desde el punto de vista arqueológico, comoquiera que Miguel de Cervantes fue presumiblemente enterrado en ataúd de madera, con mortaja de la Venerable Orden Tercera Franciscana, ambos materiales, maderamen y textil, podrían suministrar importantes datos sobre la cronología del enterramiento, siempre y cuando la posición de su sepultura no se encuentre a mucha profundidad, donde las escorrentías de aguas subterráneas resultan más dañinas para la conservación de restos materiales.

Un trayecto intrincado en la búsqueda de Cervantes

Un trayecto intrincado en la búsqueda de Cervantes

Hay que destacar igualmente que todavía no se ha consultado el cuaderno de bitácora que todos los conventos madrileños mantienen, donde constan importantes anotaciones de acontecimientos como las defunciones y enterramientos. Estos libros se confeccionaban,entre otros fines, con miras a registrar las misas que se encargaban para la salvación eterna de los difuntos, misas cuyo pago componía, con las donaciones, la principal fuente de financiación de los cenobios. […]

(From El País, Rafael Fraguas, 23.01.2015)

 

 

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close